lunes, 9 de enero de 2012

Muy lejos




¿Hasta dónde podemos ir? Hasta el borde, me contestas. Iremos hasta el filo del abismo, allí donde los límites se difuminan en una incolora alfombra de sueños. Donde no hay leyes, ni normas de conducta.

Iremos tan lejos como el acre olor del miedo nos permita. Tan lejos como el peligro nos deje llegar. Y si los impulsos que nos guían nos llevan más allá de la frontera, perdámonos para siempre y precipitémonos al vacío del olvido donde nadie ha de molestarnos. Donde la vida no tiene sentido. Donde la muerte tiene miedo. Donde no hay leyes, ni normas de conducta.

4 comentarios:

  1. Quiero pasear por esa incolora alfombra de sueños :-) Muy poético.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  2. Hasta el infinito y más allá...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Precioso, Sara (¿por qué será que siempre me da por llamarte Eva?).

    Es buena idea perderse allá donde la vida no tiene sentido, porque, en mi opinión... la vida no tiene más sentido que el que queramos darle. Cada uno. Cada una.

    Pd: dudo que la muerte tenga, eso sí, miedo en ningún sitio. Es demasiado sabia, demasiado democrática, diría.

    Con tus permisos... me lo llevo a "sugerencias...", si?

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  4. Permisos concedidos insigne payaso.
    Todo tuyo.

    Muchas gracias a Rosa y a Puck también por pasaros.

    ResponderEliminar