viernes, 6 de enero de 2012

La llamada


Al son de tu canción quiero moverme, a tu vaivén danzar y en tus brazos suspirar. Cándida alma, triste y confusa, llenemos nuestras esencias, tristes, confusas, y formemos una nueva.

Al lado de tu boca quiero ir. Quiero vivir siempre en ti. Y morirme en ti. Amemos juntos nuestras almas, solitarias, melancólicas, y engendremos una nueva.

A mi llamada has de acudir y ceder a mis deseos, a tus deseos; a mi calor te requiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario