domingo, 3 de julio de 2011

Atlas


Érase una vez un mapa que podía llevarte a cualquier parte. Conocía todos los caminos porque estaban en él escritos. Un buen día el mapa se perdió y no podía encontrarse. Sin saber qué hacer comenzó a vagar preguntándole a todo el mundo cómo podía hallarse. “Necesitas un mapa”, todos le decían. “¡Qué gracia, un mapa perdido! Necesitas un mapa de mapas”.


(Este pequeño cuento fue escrito con la inestimable colaboración de mi hija mayor y la sabiduría acumulada en sus tres años de edad.)

9 comentarios:

  1. Un mapa perdido es como un payaso haciendo llorar o un psicólogo con depresión. Podría parecer una incorrección, pero haberlos hailos.

    Una idea muy sugerente.

    (Los niños saben. Aún no han olvidado).

    Besos sin memoria.

    ResponderEliminar
  2. Precioso. Todos, hasta los mapas, necesitamos a veces que nos muestren el camino. Me ha encantado!!!
    Saludillos

    ResponderEliminar
  3. No me ha sorprendido tu aclaración. La frescura de eso añitos salta y se impone en el cuento.
    Un beso grande para vos y otro para ella.

    ResponderEliminar
  4. KUM: Gracias, los niños son intuición en estado puro y creo que yo a veces soy ese mapa que ella dice. En teoría sé todos los caminos pero a veces también me pierdo y ella de una forma u otra se da cuenta...

    PUCK: efectivamente, todos a veces nos perdemos en nuestra propia circunstancia, tal y como le pasó a este mapa...

    PATRICIA: Tienes razón, esa frescura... qué lástima que la acabemos perdiendo disfranzándola de tantos artificios. Hablar con niños y dejar que ellos te cuenten es revitalizante.

    Besos a los tres con sabor a caramelo.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta. Y da para mucho. ¿Os animáis a contarnos las aventuras del mapa perdido hasta encontrarse?
    Andad, venga, os ponéis a la hora de comer y cada día un capítulo.

    Besos para toda la familia.

    ResponderEliminar
  6. JAAAJAAAA, es lo que tiene ver "Dora la exploradora". Un cuento delicioso.

    Por cierto, no hay manera de comentar en tu blog con Mozilla.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Las ideas de los niños. Yo, cuando era pequeño, quería hacer un mapa de escala 1:1. Naturalmente habría necesitado el planeta entero para extenderlo. Pero fíjate que no me parecía mala idea.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  8. Si es que los niños, aún tan pequeños, son súper sabios. Súper evocador, Sara. ¿Te importa si lo incluyo en mi microteca?
    Un beso!
    :)

    ResponderEliminar
  9. ELISA: eso depende de las ganas qué tenga mi colaboradora
    . No te preocupes, estaré atenta...
    MIGUEL ÁNGEL: pues sí yo creo qué Dora tiene algo qué ver. Para que luego digan que la tele no enseña.

    PABLO: los niños tienen una imaginación desbordante. Lástima que tan pronto se contaminen de la mediocridad de la vida...

    ACUÁTICA: por supuesto que tienes mi permiso. Todo tuyo. Será un honor.


    A todos muchos Besitos y muchas gracias por deteneros a saludarme.

    ResponderEliminar