jueves, 16 de junio de 2011

Ciclos


Había llegado a la conclusión de que su vida se desarrollaba en ciclos. Y de que el cinco era su número. Así que esta vez tenía que ser la definitiva. Después de cuatro relaciones fallidas que duraron cinco años cada una, conoció a Adela, la quinta. Lo malo es que para ella, él era sólo el cuarto. 

8 comentarios:

  1. jajaja, pero tal vez el número de Adela era el 4!!! qué mal pensada eres!! jaja
    muy ingenioso!!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pero para compensar, su nombre (Adela) tiene 5 letras :-)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Se hace un arreglo: corto un poquico de ciclo por aquí y lo alargo por allá... y todos tan contentos...
    Salu2 apaña2

    ResponderEliminar
  4. Esto se resuelve de lo más fácil. Ella le manda al carajo pero él no acepta. Entonces vuelven a empezar sin haber llegado a romper del todo.
    Abrazos así de positivos,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  5. Sucede: bueno, no lo había pensado, pero puede que el número de Adela sea el cuatro.

    MJ: pues mira me ha salido así, ni siquiera me había parado a contar las letras de Adela.

    Dyhego: me temo que cuando una persona está atrapada por su sino no todo es tán fácil como cortar y pegar.

    Pablo Gonz: ingeniosa manera de intentar apañarlo. Y positiva, sí señor.

    Bueno veo que todos estáis positivos hoy y me alegro. A lo mejor me animo un día y le pongo un final feliz a esta historia tan curiosa. De momento, seguid dándome ideas ;-)

    Besotes a todos

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, quien sabe... quizás cuando los dos vayan a hacer 10... Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ¡ufff!, miedo me da.....

    Además, no existen los decimales, no se puede hacer la media y quedar en 4,5.

    ¡Feliz lunes Sara!

    ResponderEliminar
  8. Desacuerdos, es difícil coincidir en la vida
    Un abrazo

    ResponderEliminar