lunes, 12 de marzo de 2012

Las cigüeñas


Las cigüeñas revoloteaban en lo alto del campanario. Mi abuelo decía: no te pongas debajo, te van a poner perdida. Yo prefería arriesgarme y disfrutar en primera fila del espectáculo de alas, patas y picos surcando el cielo.

4 comentarios:

  1. Un espectáculo para contemplar en primera fila, sin duda.

    Un beso, Sara.

    ResponderEliminar
  2. Una cagada es una cagada, se puede limpiar. Ese espectáculo de la naturaleza sobre la obra del hombre no se limpia de la cabeza si se ve una vez.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sara, es un riesgo bastante grande. Recuerdo una vez, con el instituto realizamos una excursión al centro de Valencia y a una compañera le cagó en el pelo una paloma. Aún recuerdo su cara y como se lo decía apenada a la profesora. Los demás tratábamos de disimular.

    La observación de la naturaleza siempre es un gran espectáculo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hace mucho tiempo que no veo cigüeñas, mucho. Creo que merece la pena correr el riesgo.

    Besitos

    ResponderEliminar