miércoles, 21 de marzo de 2012

Callejera


Fue una gata callejera de andar cadencioso y ojos que atravesaban el alma. Un día atraparon la suya y hoy lame sus heridas bajo un puente.

4 comentarios:

  1. Sin alma quedamos reducidos a unos cuantos kilos de carne y huesos.

    Un beso, Sara.

    ResponderEliminar
  2. Sara, sin alma no somos nada, quizás un despojo de unos cuantos kilos nada más. Ostras, si estoy casi calcando el comentario de MJ. Juro que no fui yo, fue ella la que se copió, jaja.

    Me gustó mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pero, al igual que tiene siete vidas, tienen siete almas.
    7 salu2.

    ResponderEliminar
  4. No quiero pensar de que manera sobrevive...

    Besitos

    ResponderEliminar