lunes, 27 de febrero de 2012

Tristeza


Era tanta la tristeza que rezumaban sus ojos cada vez que los sacaba del fondo del vaso, que todos huían. Presto, el camarero le ponía otra.

8 comentarios:

  1. Un nano excelente. La verdad es que con los nanos eres... certera, elegante y buena, muy buena.
    Espero que haya alguien que en vez de huir de ese dolor quiera compartirlo, combatirlo, diluirlo y superarlo junto a tu protagonista.
    Un beso, Luisa.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo, Sara. Nada que decir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Póngame otra a mi también camarero que esta pulga me ha dejado tristona.
    Muy buena, menos mal que hay camareros con corazón.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Sara, al mundo en general no nos gusta presencia la tristeza, a no ser que sea por morbo. Es una pena, pero es así. La imagen que refleja el micro es impresionante.

    Me gustó.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Refleja a muchas personas esta descripción. Toca la fibra, la verdad.

    ResponderEliminar
  6. Beber para olvidar. Triste.

    Un beso, Sara.

    ResponderEliminar
  7. Beber en la tristeza, parece que entristece mas. La imagen lo dice todo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Todo un mundo en tan pocas palabras, me admira. Y me deja triste este nano.

    Besitos

    ResponderEliminar