miércoles, 29 de febrero de 2012

Obstinación


Para no tener que quitar cagadas, cambiaron los nidos por hierros puntiagudos. Las cigüeñas son obstinadas. Ahora hay que limpiar la sangre.

6 comentarios:

  1. Sara, ostras que bueno. El final es obstinado y fuerte, porque no decirlo. Me sorprendió y me arrancó entre una sonrisa y un gesto de desaprobación.

    Muy bueno. Me ha recordado aquel concurso de Elcultural.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho tus nanos, sean elegantes o crueles, tiernos o sangrientos...
    Me gustan (dos palabras)
    Un beso, Luisa (tres)

    ResponderEliminar
  3. No se sabe qué es peor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me estoy convenciendo de que eres la reina de los nanos. Este está genial.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. A veces nos arriesgamos al cambio y perdemos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay! Pobres cigüeñas.
    Una preciosidad de minimicro :-)

    Un besito, Sara.

    ResponderEliminar