miércoles, 15 de febrero de 2012

Gotas


Te miro tumbada en la arena. De pronto comprendo. Esa gota salada que lame tu espalda es hermana de esta otra que resbala por mi mejilla.

5 comentarios:

  1. Todas las gotas son hermanas, creo, también las que se vierten de pura alegría.
    Me ha gustado el nano, es elegante y sugerente.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno, Sara. Dos gotas hermanas de dos cuerpos hermanados. Muy elegante, como ha dicho Luisa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Luisa, hola CDG. Me alegro de que os guste.

    Nos vemos pronto ¿verdad? ;-)

    ResponderEliminar
  4. Sara, poético microrrelato donde se juega con el amor y el desamor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo, la palabra que lo define es elegante.

    Besitos

    ResponderEliminar