viernes, 28 de octubre de 2011

La vida en proyectos



Pascual era un hombre precavido hasta la exasperación. Tenía preparado el discurso que daría el día que le nombraran Doctor Honoris Causa por la Universidad de Oxford. Tenía incluso escritas las palabras de agradecimiento el día que le dieran el oscar al mejor director. En inglés, por supuesto. Había ensayado la pose que pondría ante las cámaras el día que volviera del primer viaje a Marte. En su obsesión por adelantar, ya sabía exactamente cómo iba a pedirle matrimonio a la mujer de su vida. Había estudiado cada palabra, cada gesto, cada mirada. La talla de su ropa, el número de calzado, el color del pelo y de los ojos y el punto exacto de dulzura. También había pensado el nombre de sus cuatro hijos: dos niños y dos niñas y la enorme casa donde vivirían. Hacía acopio de folletos de vacaciones donde ir con su perfecta familia cuando sus múltiples ocupaciones le dejaran tiempo.

Por anticipar, hasta tenía escrito su epitafio. Ayer le enterraron. Nadie fue a despedirle. Al terminar de colocar la lápida, pensó el enterrador: pobre diablo, tantos premios, una mujer, cuatro hijos, doce nietos y más solo que un perro.

11 comentarios:

  1. Ya lo decía John Lennon, la vida es eso que pasa mientras vamos haciendo otros planes.

    ResponderEliminar
  2. Buenííííííísimo. Me ha encantado. Una bonita oda al carpe diem. Un beso. Mar Horno.

    ResponderEliminar
  3. Este tipo vivió la vida en futuro y se perdió el presente.
    Estupendo micro, Sara.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Otro más que se limitó a planear y dejó de vivir. Buen micro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Solo vivía pensando en el futuro sin disfrutar el presente...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  6. Sara... ¿dónde he leído yo esto antes?. O me estoy volviendo loco.

    Me volvió a fascinar, en cualquier caso.

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  7. Kum, te voy a contar un secreto. Está es la versión extensa de un micro qué ha sido publicado el el fanzine Ruido. Mí intención era colgarlo con la portada de la revista, qué Anita tuvo el detalle de traerme. Lo qué pasa es qué Miguel me tenía programado esté y Yo no Lo sabía. El caso es qué saltó antes de qué me diera tiempo a hacerr Lo qué Yo quería y Ya me dio no se qué quitarlo. Pena de vida, qué no me da tiempo a ná.
    Así qué no estás tan mal como creías.


    Besos estresados...

    ResponderEliminar
  8. Es como un círculo vicioso estúpido. Se supone que hace las cosas como las hace por amor a las personas de las que acaba perdiendo el amor que pudiesen tenerle. A veces nos complicamos demasiado.

    ResponderEliminar
  9. No se me extrese, mujer. Deje lo urgente, lo fundamental, y dedícale un poco de tiempo a lo realmente importante,... usted.

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  10. Un buen micro, Sara. Crítica aguda de nuestro tiempo y nuestros tiempos.
    Abrazos,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  11. Si es que no se puede ser tan cuadriculado, hombre! Bonita y edificante historia

    ResponderEliminar