miércoles, 19 de octubre de 2011

Hijos del corazón


“Una semilla en esta tierra desolada no crecerá nunca. Por más que te empeñes en regarla diariamente, por más que te empeñes en atiborrarla a fertilizantes. Cuando la tierra no vale, no vale. Y la tuya ya está marchita…” Marta oye impertérrita el metafórico diagnóstico del médico-poeta. Ya no tiene lágrimas que verter, las ha derramado todas a base de perder semillas por el camino. Recoge, como puede, los maltrechos trocitos de su alma y sale por la puerta con una sutil sonrisa. Quizá sus entrañas estén baldías pero su corazón rebosa de amor y sabe que ahí sí anidará el hijo que espera.

11 comentarios:

  1. Terrible y dulce a la vez, y lleno de esperanza, me ha gustado mucho como resolviste el inicio de frase. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, una madre de corazón puede ser más madre que una biológica. Esa última frase es cierta.

    ResponderEliminar
  3. Una verdadera madre aunque biológicamente no pueda tener hijos.
    Precioso micro, Sara.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Absolutamente maravilloso. Me he quedado sin palabras. Un beso. Mar Horno.

    ResponderEliminar
  5. Triste y hermoso a la vez...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  6. Trístemente bello.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Los hijos biológicos o no anidan en el corazón, totalmente cierto. Me ha parecido un micro precioso.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. MAITE: Veo que somos muchos los que seguimos el concurso de REC (aunque muy pocos los elegidos). Me alegro de que te gustara mi continuación de la frase.

    MONTSE: Tú lo has dicho. Aunque ambas cosas suelen coincidir, la maternidad no tiene nada que ver con la biología.

    MJ: Más madre que muchas que tienen hijos sin pensar qué significa. Esta mujer sí quiere ser madre y como lo quiere lo conseguirá.

    ResponderEliminar
  9. MAR: Gracias. Me halaga haberte dejado muda (pero sólo un ratito, eh?)

    ROSA, DHYEGO: Habéis coincidido en los adjetivos y me encantan. Gracias a los dos.

    ELYSA: Gracias a tí también por pasarte.

    ResponderEliminar
  10. Es que los hijos anidan ahí... muy bonito, Sara, un relato de una madre.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Sara, precioso y duro a la vez. Millones de besos.

    ResponderEliminar