viernes, 15 de julio de 2011

Rapsodia in blue





Dicen en las noticias que lo de esta noche es un extraño fenómeno astronómico que sólo se da en contadas ocasiones. De ahí la extraña luz azulada que lo inunda todo. Penetra por la ventana y cambia el color de las cosas: las cortinas, las paredes, la mesa, las sillas, la cama, mi gato y hasta mi alma. Me asomo para disfrutar del espectáculo, pero en vez de mirar al cielo no puedo quitar la vista del ramo de flores abandonado en el suelo. Yo misma lo tiré apenas unas horas antes, cuando decidí borrarte de mi vida. Después mi conciencia cívica me obligó a bajar a barrerlo pero algo me lo impidió. Y ahora me pregunto por qué demonios todo ahí afuera es de color azul menos esas malditas flores que tú me regalaste.

12 comentarios:

  1. Me gusta, Sara, ese monólogo interior y el extraño suceso...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Anita. Eres un cielo. Tu comentario me alivia un poco el dolor de cabeza pero creo que voy a tener que recurrir al Santo Ibuprofeno.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. El ramo era la desdicha en su vida, por eso lo demás lo veía azul.

    Me da envidia de personas como tú, Sara, que transmiten tanto en tan pocas palabras.

    Espero que mejore el dolor de cabeza.

    ¡Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Da la sensación de que las flores están pidiendo a gritos que baje a recogerlas. Después de todo ellas no tienen la culpa. Todo azul excepto ellas.

    ResponderEliminar
  5. Sara NY, antes que nada decirte que espero se te pase ese dolor de cabeza que ya dura mucho y que en esta ocasión te ha sentado bien. ¡Menuda relato! Muy bueno, con sus giros. Me ha gustado.

    Un abrazo

    PD: Creo que te he leído en El Cultural 140 muchas veces. Sí es así me alegro de leerte también por aquí.

    ResponderEliminar
  6. MIGUEL ÁNGEL: De envidia nada, guapo. Ya quisiera yo tener tu imaginación y una pizca de tu humor. Y además con talento para contar tus "chascarrillos". Me encantan.

    MONTSE: Exacto. La clave de su dicha (o desdicha) está en las flores. A veces los objetos pueden tener una carga emocional brutal, sobre todo si se ven bajo una luz mágica...

    NICOLÁS: Gracias, mi cabeza va mejor. Me alegro de que te guste. Yo también te sigo en el Cuenta 140. Por cierto, enhorabuena por ser finalista una vez más. Tu micro me encanta. Es tan real... ¿Te cuento un secreto? Esta semana yo también estoy contigo pero bajo pseudónimo ¿adivinas? ;-)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Sara. Desconocía tus aficiones literarias. Hala, ya estoy entre tus seguidores. Nunca he practicado esto de los microrelatos (ni los macros tampoco, apenas, hace mucho), así que a ver si aprendo algo.

    Besos
    Ricardo

    ResponderEliminar
  8. SARA:
    Es un azul precioso.
    Salu2 azules.

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado, Sara. No sé si es por cómo está narrado o por ese realismo mágico que tanto me gusta en los microrrelatos. También muy reseñable esa frase final tan molona (el "demonios" y "malditas" logran el efecto que quieres darle).
    Un saludillo :)

    ResponderEliminar
  10. RICARDO: Qué sorpresa. Bienvenido y ya sabes, pásate siempre que quieras. Besitos.
    DHYEGO: me alegro de qué te guste. El azul también es mi color favorito.
    ACUÁTICA: gracias por tus palabras. Encantada de qué Lo hayas disfrutado tanto. Por sí no te Lo dije antes fue un placer participar en tú concurso. Besos.

    A todos un fuerte abrazo. Y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de que te gustara Cybrghost. Besitos

    ResponderEliminar