lunes, 25 de julio de 2011

Eternidad


Ya están hartos de jugar al ajedrez: se han dado jaque mate unas mil veces cada uno.

El juego del escondite ya no tiene sentido pues conocen todos y cada uno de los lugares habituales del otro. Hace mucho que dejaron de buscarse, pasado el entusiasmo de los primeros tiempos. Ya se lo han contado todo y lo han visto todo. Han disfrutado mutuamente de su compañía hasta que la compañía dejó de ser un disfrute.

Ahora, ella dormita perezosa bajo un cerezo, arrullada por el melodioso canto de los pájaros, ajena por completo a los movimientos del otro. En la otra punta del jardín, él observa distraído el horizonte desde lo alto de un frondoso roble y, casi sin darse cuenta, exhala un suspiro indolente.

Mientras, la serpiente, ya asumida la derrota, devora su manzana.

7 comentarios:

  1. Qué buen micro. Esa magnífica frase final le pone un broche de oro.

    ResponderEliminar
  2. No se puede destrozar algo ya destrozado... muy buen micro!

    ResponderEliminar
  3. Si es que uno tiene que descansar de todo. También del paraíso. También de la persona amada.

    También. Precioso.

    Besos también.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Sara!!
    Obligados a estar juntos es como más ganas entran de estar separados...
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  5. Incluso el texto está imbuido de la sensación de rutina perezosa. Es relajante y todo. Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  6. ELISA: Me alegro de que te guste el broche final.

    MISS: Cuánta razón tienes.

    KUM: Amén.

    ResponderEliminar
  7. SUCEDE: Pues sí, no hay nada como imponer algo para que te resulte odioso.

    MONTSE:Espero haberte contagiado esa rutina perezosa y relajante, que tan bien nos viene en estos momentos. ;-)


    A todos besitos fuertes y disfrutad de las vacaciones.

    ResponderEliminar