jueves, 30 de junio de 2011

Cosas de vecinos

Cuando llegan arriba el antenista y Javier se encuentran a Benito, del quinto izquierda, escopeta en mano. “¡Que no toquen la antena, coño! ¡Bájense de mi tejado!”
Confiando en las palabras, Javier se acerca. De repente, siente una quemazón en el estómago. Las piernas se le doblan y lo último que piensa es: "en qué hora vine a este piso de mierda. Barato, sí, pero lleno de viejos idos. Por qué bajaría a la reunión y diría que entendía de pleitos. Por qué me nombrarían “Jefe de la Comisión de Gestiones Televisivas”. Que mira que sonaba rarito. Al principio hasta me hacía gracia que las viejas me llevaran el menú diario a casa. Pero luego me espiaban y hasta se aprendieron mi vida, clave del móvil incluida. Por qué apagaría la hoguera que el Sebas hizo en su salón el mes pasado como allá en el campo.
En qué hora..."

6 comentarios:

  1. Lo que demuestra que "en comunidad... no muestr4es tu habilidad".
    Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Sara, me ha gustado. Que complicadas son las relaciones personales y que entrañables esas viejecitas, y que decir de esos Benitos, encantadores vecinos.

    Un abrazo.

    http://xavierblanco.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Sara, caramba, no imaginé que viviendo tan lejos conocieras a mis encantadores vecinos ...con los que esta noche tengo reunión de consorcio.
    Quizá este micro, extraoordinario por cierto, me esté advirtiendo que no vaya.

    Beso grandote

    ResponderEliminar
  4. No te puedes imaginar hasta dónde estoy yo de mis vecinos... hasta un sitio cuya palabra ensuciaría tu magnífico relato!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Es lo que tiene la convivencia.

    ResponderEliminar
  6. Hay cada comunidad de vecinos......

    ¡Me ha gustado mucho!

    ResponderEliminar