viernes, 8 de abril de 2011

Rosa, la de los vientos

Ella sabrá lo que hace. Vino aquí vendiendo vientos de colores. Dice que los azules traen nostalgia, los rojos, pasión y los amarillos, armonía. Yo le digo que no, que así no saldrá nunca. El doctor ayer volvió a evaluarla y dijo que no progresaba. Le incrementó la dosis. Ahora está en el jardín. La miro de lejos (no quiero que me relacionen con ella). Yo quiero irme y sé que los vientos amarillos no traen armonía, sino discordia. Pero en algo tiene razón: los verdes traen paz. Hoy le compré uno y corre una brisa que acaricia el alma.

5 comentarios:

  1. Un emoticono no refleja el bonito sentimiento, profundo y verdadero, que despiertan tus palabras.

    Tampoco sé expresarlo por escrito.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito, Sara, un micro que se puede sentir en el concepto literal de la palabra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bonita idea y gran narración, felicidades!
    PD: Que paréntesis más cruel :S

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Miguel Ángel: Aunque no lo sepas expresar por escrito me ha llegado tu comentario.

    Torcuato: Gracias de nuevo.

    Maite: Me encanta que lo hayas sentido.

    Daniel: tienes razón el paréntesis es cruel pero así es la vida.

    A todos, mil gracias por vuestra visita y perdonad el retraso en contestaros. Es que últimamente estoy liadísima.

    Besos para todos

    ResponderEliminar