jueves, 17 de marzo de 2011

St. Patrick's Day

 

Nunca pensó que su pequeño problema cromático le fuera a acarrear complicaciones. No conducía para evitar los semáforos, tampoco se dedicaba a la pintura ni a nada parecido... Hasta ayer. Se levantó tarde y leyó el periódico como siempre. El titular rezaba “Tiroteo a la salida de una discoteca”. Buscó rápidamente la confirmación que necesitaba pero una frase llamó su atención: “...la joven salía de una fiesta organizada por el día de San Patricio. Todos iban vestidos de verde con pelucas…”. Repasó mentalmente la descripción: pelo muy rizado y vestida de rojo. Esa noche no pudo dormir: tenía que volver a hacer el trabajo y lo peor es que sólo iba a cobrar uno. Malditas modas anglosajonas.

6 comentarios:

  1. Hola Sara!
    muy bueno, hay momentos en los que el daltonismo puede jugar una mala pasada... no? pero digo yo, no debe ser increible ver las cosas como muy pocos son capaces de verlas?? Ahí queda eso!!
    Me ha encantado tu trabajo, tú no debes repetirlo, jeje.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Sara. Está claro que el daltonismo no es apto para sicarios. Un abrazo policromático.

    ResponderEliminar
  3. Una asesina a sueldo daltónica, alguna vez surgirían complicaciones, jaja.
    Muy buen micro, Sara, para un gran giro final.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los relatos que intrigan hasta el final.Y además con una chispa de humor.
    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, un asesino daltónico.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos. Me alegro de que os haya gustado. Cuando lo escribí no estaba segura de si quedaría claro pero veo que sí, que todos habéis visto las dificultades de ser un sicario discapacitado.
    Si es que la vida no es fácil para nadie, y el negocio de matar también tiene sus cosas. Jejeje.

    Besotes fuertes para todos: Sucede, Pedro, Patricia, Joplin y Adivín.

    ResponderEliminar