jueves, 24 de marzo de 2011

De uno en uno

Las ideas bullen en su cabeza. No le dejan dormir. No le dejan comer. Escribe compulsivamente intentando dar salida a todos los personajes que abarrotan su cerebro. Pero las manos son más lentas que su mente. Se agolpan en las yemas de sus dedos formando un atasco monumental. Se mezclan escenarios de selvas, ciudades, hogares, con personajes variopintos de amas de casa, sicarios, trapecistas, niños gordos y ejecutivos vestidos con trajes de Armani. “¡Al menos guardad el orden y salid de uno en uno!”, aúlla desesperado golpeándose brutalmente contra la mesa. Entonces, unas manos comienzan a emerger de la brecha, luego una cabeza. Mira hacia abajo y hace señas: despejado. Tras el faquir, sale una bailarina haciendo piruetas, luego un payaso triste, una niña con coletas, una anciana decrépita arrastrando sus pantuflas… En silencio uno tras otro van formando una curiosa fila que se coloca en círculo alrededor de su creador. Impacientes, esperan instrucciones.

8 comentarios:

  1. Que envidiable creatividad.Esos personajes huérfanos esperan en vano.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Genial, Sara.
    A mi me encantaría que mis manos fueran más lentas que mi cerebro, pero este, a veces se queda parado, creativamente hablando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien planteado.
    Lo ideal sería que cerebro y manos fueran al compás. Pero si tengo que elegir, prefiero un aluvión de ideas. Ya habrá tiempo de ordenarlas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Sara!
    Muy bueno, mi cerebro actúa de forma independiente a mis manos... terrible caso... jaja.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Sara, me ha gustado mucho como vas sacando cada personaje, como dejas patente esa capacidad del escritor de abordar cualquier tema, eso sí, con cierto orden, que si no...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El relato me estaba encantando y encima a tenido como broche un final sublime, solo me queda ir a comprar un sombrero para poder quitarmelo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. JOPLIN: gracias por la parte que me toca. Ya me gustaría a mí tener siempre esa creatividad.

    TORCUATO: A mí me pasa lo mismo. Momentos como el que describo los tengo en contadas ocasiones, aunque cuando vienen hay que aprovecharlos, a riesgo de que los personajes puedan contigo.

    MJ: Lo mismo digo. Mejor que sobre a que falte.

    SUCEDE: Terrible sí, sobre todo si te pasa como al protagonista.

    MAITE: Gracias. Sí el orden a veces lo es todo.

    DANIEL: Me vas a sonrojar... Pero si te empeñas, puedes comprarte el sombrero.

    A todos muchísimas gracias por pasaros y dedicarme unos minutos de vuestra vida.

    Besotes fuertes

    ResponderEliminar