sábado, 5 de marzo de 2011

Calabazas

 
El día ha amanecido nublado. Laura tuerce el gesto. "Mala señal. No, quizá no tanto". Al fin y al cabo es 31 de octubre, esta noche es Halloween. Qué mejor que un día nublado, tenebroso y gris para ir ambientando la noche de muertos. Y ella será la vampiresa más bella. Aún no se cree cómo ha podido convencer a sus padres. "Que voy con Paloma y además va a estar la monitora de gimnasia. Sólo habrá coca-cola, nada de alcohol. Os lo prometo".

Ha terminado de arreglarse. Repasa la mochila: libros, cuadernos, maquillaje, el wonderbra que mangó en el Corte Inglés, tanguitas y una minifalda lista para sustituir a la monjil falda del uniforme. Mira el reloj. Cinco minutos. Siempre es puntual. Cuatro minutos. "Laura, baja ya que nos vamos". "Voy, un momento". Tres minutos. Dos. Uno. Por fin, Alberto aparece subiendo la cuesta de su calle. "Esta noche no te escapas". Se desabrocha varios botones de la blusa dejando entrever sus pequeños pechos como un recurso improvisado antes de hacerse la encontradiza. Un día más.

Cuando está a punto de regalarle su mejor sonrisa insinuante aparece corriendo detrás de él Paloma y le planta un beso en la boca delante de sus narices. Paloma la mira emocionada y le hace un gesto. "Luego te lo cuento". Él agacha la cabeza un poco avergonzado. De pronto abre la bolsa que lleva en la mano y saca una calabaza reluciente. "Que me la dio ayer la monitora, que dice que como se te dan tan bien las manualidades que la prepares tú para la fiesta". Mientras se gira de vuelta a su casa para dejarla ve por el rabillo del ojo como se dan la mano y siguen caminando acaramelados. Acaba de comprender el pleno significado de la frase “darte calabazas”.

5 comentarios:

  1. No suframos por Laura, es tan jovencita, llegaaá el indicado.

    Bello relato que se lee con una sonrisa

    Besos

    ResponderEliminar
  2. La adolescencia es una enfermedad que todos, irremediablemente, debemos pasar.
    Bonito relato, Sara.

    ResponderEliminar
  3. Sara, has reflejado bien una época, inevitable. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Que bien explicado.
    Quien más quien menos ha pasado por momentos como este,por sensaciones similares.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy bien llevado todo el texto hasta llegar al defitivo "darte calabazas"
    Besos, Sara.

    ResponderEliminar