domingo, 27 de febrero de 2011


Este relato quedó finalista en el 64 Certamen XVZ de Extravaganzia en enero de 2011. Desde aquí mi agradecimiento a todos los aficionados a la escritura que participamos en los concursos que Ana, desinteresadamente y con toda su buena voluntad organiza semanalmente.

Margarita es un producto de mi imaginación. Por desgracia, los hechos que relato no lo son. Simplemente quería aportar mi humilde homenaje a las protagonistas de este turbio episodio de la historia reciente. 

4 comentarios:

  1. Precioso y conmovedor. Ese detalle de la magdalena en el café te rompe el alma.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  2. Un episodio cruel y vergonzoso que tú nos cuentas con suma delicadeza.
    Te felicito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El dulce amargor de la soledad acompañada que jamás se llena.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  4. A mi se me han saltado las lágrimas, con ese dejar de sentir el vacío donde estaba el corazón.
    Impresionante
    Un abrazo

    ResponderEliminar